Mantenimiento

Todo vehículo, sea nuevo o usado, requiere de ciertas tareas de mantenimiento rutinario periódico que garanticen su buen funcionamiento en cualquier condición.

Por efecto del uso normal, hay componentes que se desgastan y dejan de cumplir su función de manera óptima, los más complejos y costosos suelen tener una duración prolongada, mientras que los más sencillos y económicos deben ser cambiados o revisados cada 5 000 o 10 000 kilómetros. De la regularidad y prolijidad con las que estas tareas se realicen dependerá, en gran medida, la tranquilidad de los usuarios de los vehículos, pues la probabilidad de sufrir un desperfecto inesperado que los deje varados en cualquier momento y lugar será mínima.

Cambio de Aceite y Filtros
Revisión de Frenos y Graduación
Revisión de Luces
Revisión de Líquidos
(Refrigerante, Aceite dirección hidráulica, Líquido de Frenos, Limpia Parabrisas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Llena los campos obligatorios *

loading